Escuela Tchokov

//Escuela Tchokov
Escuela Tchokov 2017-05-03T11:15:19+00:00

Escuela Tchokov de Piano

Nuestra experiencia diaria en el aula, depurada y contrastada durante muchos años, nos confirman el éxito de nuestro sistema para la iniciación a la música de los más pequeños. El objetivo principal y mas importante es fomentar el deseo de estudiar del niño y su interés por la música.

Cuando unimos el estudio del Lenguaje Musical y el instrumento al mismo tiempo, es más comprensible todo el proceso solfísto a través del teclado, favoreciéndose mutuamente.

«Como todos sabemos, la enseñanza musical del niño debe comenzar de una forma distendida, amena y divertida»
prenotas
iniciacion
preparatorio
volumen-1
volumen-2
repertorio-pedagogico
el-pequeno-hanon
musica-per-due
audiciones

No basarse solo en “DEDOS Y TECLAS”

Si analizamos la vía natural y espontanea de las aptitudes musicales en los niños, observamos que se basa en el interés por las melodías conocidas. Teclear una pequeña canción reproduciendo lo que ya conoce, es la delicia para el principiante.

Esto inspira al niño una emoción y le crea un estado de ánimo determinado, y si la melodía lleva su letra, mucho mejor.

Esta influencia deja huella en la memoria del niño y despierta su deseo de teclear esa melodía que conoce y le gusta.

Y cuanto mayor ha sido la impresión, mas fuerte es el afán de ir al teclado y tocar esa melodía, y si es acompañando al profesor tocando a cuatro manos, aunque solo sea con el dedo índice de cada mano en forma de “palillos chinos“ ¡mucho mejor!.

De esta forma el niño recibe el principal estímulo para fomentar el interés por la clase de música.

Si, por el contrario, esperamos a que el niño lea música y tenga la técnica suficiente para tocar obras musicales, se corre el riesgo de que el alumno se desanime al no encontrar la satisfacción que perseguía cuando se decidió a estudiar música.

En cualquier aprendizaje, el principal estímulo para lograr progresar es la motivación. Cuando lo que aprendemos nos divierte, el estudio se convierte en una actividad placentera, estimulante y gratificante.

Sabemos que es necesario sentar bases técnicas adecuadas para desarrollar nuestra sensibilidad musical a través de un instrumento, pero el objetivo final es “hacer música”, y cuanto antes mejor.

Si desde los comienzos le ofrecemos piezas acordes a sus conocimientos, por limitados que sean, recogerá inmediatamente el fruto de su estudio gozando de la experiencia única de tocar a cuatro manos con el profesor u otro alumno.